Aporías (I)

Una muchacha en flor me lanzó hace un par de días lo que quizás quiso ser un piropo: “Usted, de joven, tuvo que ser un hombre guapo”.

Heme aquí, convertido en la sombra de lo que nunca fui.

Published in: on mayo 8, 2011 at 00:41  Comments (8)  
Tags: , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://microescritos.wordpress.com/2011/05/08/aporias-i/trackback/

RSS feed for comments on this post.

8 comentariosDeja un comentario

  1. Recuérdame al epílogo de mi novela preferida de Pío Baroja, “La sensibilidad pervertida”, donde una vecina pretende halagar al ya macerado protagonista diciéndole algo con diferentes palabras pero idéntico mensaje que aq

  2. Diablos, en un duelo a revólver vence usted seguro: apenas si acabo de publicar la entrada ¡y ya ha comentado usted! Sorprendente y certero O’Dhurann.

  3. Recuérdame al epílogo de mi novela preferida de Pío Baroja, “La sensibilidad pervertida”, donde una amiga maruja pretende halagar al ya macerado protagonista, Luis Murguía, diciéndole algo que, aunque expresado con otras palabras, revelaba idéntico mensaje que aquel que recibió usía de la joven que ha referido. El susodicho contestábale con un sarcástico “Yo creo que me faltaba, para ser como su vecino de usted, el desdén y la barba negra”. A lo que ella respondía “Y le sobraba la sorna que usted tiene”… La sorna, uno de los más infalibles repelentes de mujeres. ¿Qué opina al respecto, micropaladín?

    • En mi caso, llevado por la sorpresa y una modestia travestida de mala educación, contesté: “Mi querida niña, yo nunca fui ni guapo ni joven…” y, me va a disculpar, pero el cansancio me puede. Me retiro por hoy. Gracias por su visita de esta noche.

  4. Suddenly… I’m mot half the man I used to be
    There’s a shadow hanging over me
    Oh I believe in yesterday

    Yesterday (Lennon & Mc Cartney)

  5. ¿Qué queda hoy,
    sino la sombra
    del hombre
    que nunca fui?
    ¿Qué es lo que soy,
    acaso sobra
    deforme
    de un no existir?
    Mueca o risa,
    Niebla o brisa,
    Jamás fui bello
    salvo en el rostro
    de mis hijas.

    • Los últimos tres versos son de antología.

      • Amigo Daffari, gracias; no creo ser merecedor de inclusión en otra antología que la del Disparate.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: