Lectores compulsivos

Hay gente que se cree superior a los demás. O, al menos, que se cree superior a mí. Desde que me he sentado aquí, en mitad de la biblioteca, con mi ejemplar de Los Poyales de la Sierra, noto miradas despectivas. No sé qué tienen estos intelectuales contra Ket Follenn. El caso es que no estoy cómodo y no me puedo concentrar bien. Noto que cuchichean. En fin, acabaré rápido. Ya está. Arranco la última página y termino de limpiarme bien. Abandono mi posición de horcajadas y me subo los pantalones con dignidad. Con las tapas recojo cuidadosamente mis heces y las deposito, tapas incluidas, en la papelera. No puedo imaginar un final más digno para mis deposiciones que una encuadernación en cubierta dura con la firma de Follenn. Salgo de la biblioteca ignorando olímpicamente los comentarios. Ups, me noto algo sueltecillo.  Me encamino a la Casa del Libro y agarro una copia de El cuesco del viento, de Carlos Ruiz Zafión.

Published in: on diciembre 22, 2010 at 22:38  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://microescritos.wordpress.com/2010/12/22/lectores-compulsivos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: