Best-Seller

Qué cansino resulta asistir a una de estas tertulias en las que el vulgo presume de haberse embutido majaderías como La sombra del viento. Puf. Finjo tolerancia mientras visualizo cómo partirle la crisma al populacho con esos mismos abortos que presume de leer. No encuentro semejantes que se me equiparen en gusto, connoisseurs con los que compartir mi delicado paladar literario.

En estos momentos me hallo felizmente inmerso en la lectura de una novela-saga que deja En busca del tiempo perdido a la altura de cartilla Palau. En el tomo de este año, nuevos personajes se añaden a la sutil trama, mientras que otros desaparecen respecto de la edición del año anterior. Poco sabemos de nuestros héroes. Tan pronto surgen como se desvanecen, y sólo aprehendemos unos pocos de sus datos:  sus apellidos, la inicial de su nombre de pila, su número de teléfono y, si acaso, un atisbo de su dirección. Nada más. De vez en cuando hace una furibunda aparición una empresa, un organismo oficial, y nos muestra algo de las complejidades de la vida urbana. Las más de las veces contemplamos la silenciosa procesión de tantas vidas anónimas, cruzándose entre sí como hormigas en la entrada del hormiguero. Que yo recuerde sólo Los demonios de Dostoievski se le aproxima en riqueza, pero de una manera lamentablemente tosca. Qué hermoso fresco del mundo contemporáneo. Y qué prodigio de estructura: de qué manera implacable asistimos al pueril debut de Abad, A. (¿Abel? ¿Ángel?) para concluir con el terrible, trágico mutis de Zumalacárregui, Z. (¿Zenón? ¿Zoraida? ¿Zurrapa, quizás? ¿Zuzana, en un astuto quiebro fonético-agropecuario?) tras un sinfín de aventuras y desventuras que nos tiene con el alma en vilo a través de tan animada lectura.

¿Qué novedades nos traerá la siguiente edición? Doy pequeños brincos de erudito gozo sólo de pensar en ello.

The URI to TrackBack this entry is: https://microescritos.wordpress.com/2010/12/10/best-seller/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Una de las personas allegadas que más ferozmente me critica me ha dicho que, como prácticamente nadie usa ya la guía telefónica (la magna novela-saga a la que alude el narrador) este microrrelato será incomprensible en pocos años. Qué leches. Una señora de mi familia incluso dice “rebobinar el DVD”. Qué rápidamente se queda uno anticuado.

  2. Siguiendo la premisa de las guías telefónicas, “La noche del oráculo” (si mal no recuerdo) de Paul Auster también quedaría fuera del alcance del entendimiento de los lectores del futuro… Por cierto, ¿será “lectores del futuro” un término antitético en sí mismo, como, por ejemplo, “inteligencia militar”?).

    • La verdad es que, por muy apocalíptico que se me vea, no creo que los bípedos de dentro de 500 años, en promedio, vayan a ser mucho más brutos que los de hace 500. De todas formas, su reflexión me da dos buenas pistas: leer esa obra de Auster y ahondar en esas antítesis con el futuro…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: